Prostitución en Bogotá

Bogotá tiene 23.426 mujeres en situación de prostitución de las cuales tan sólo el 9,7% son nacidas en la capital. Del total el 85% oscilan entre los 27 y 59 años, y 351 son adultas mayores de 60 años que venden su cuerpo a falta de oportunidades y la garantía de una vejez digna.

El 81% de las mujeres que se dedican a la prostitución en Bogotá, son oriundas de otros departamentos. Antioquia (1.095), Caldas (985), Cundinamarca (904), Atlántico (876) y Tolima (859) son las zonas que registran mayor número de mujeres que llegan a la capital. Además, el 18% de ellas son víctimas del conflicto, siendo Antioquia una de las zonas más afectadas por el conflicto de armado en Colombia, registrando un millón 400 víctimas de 6 millones 900 mil desplazados del total en el país.

Son 500 los establecimientos identificados por el Distrito donde se ofrecen servicios sociales, el 20% de estos lugares están concentrados en la localidad de Santa Fe con 95 establecimientos, seguido por Los Mártires (70), Kennedy (72) Barrios Unidos (69) y Chapinero (70). Por el contrario, una de las localidades con mayores problemáticas sociales como Ciudad Bolívar registra tan sólo 4 establecimientos. A esto se suma que los establecimientos donde se ofertan servicios sexuales están regulados por la ley 232 de 1995 y no a una norma de prevención para evitar la explotación sexual.

“Se requiere de mayor control por parte de las Alcaldías Locales para identificar los casas clandestinas donde también hay prostitución, lugares que no cuentan con avisos pero que en la comunidad todos conocen sobre la actividad que se lleva a cabo, además, son éstos espacios donde más se da la explotación sexual de menores” afirmó, el concejal Hosman Martínez.

Riesgos de la prostitución
Dentro de las diferentes violencias experimentadas por las mujeres en situación de prostitución, se evidencia que el 61% ha sufrido violencia física, el 28,3% abuso sexual y el 21% han sido víctimas de algún abuso policial, según información suministrada por la Secretaría Distrital de la Mujer. Sin embargo, existen otras violencias como la verbal, trata de mujeres, económicas y discriminación. Todas ejercidas principalmente por los dueños de los establecimientos, fuerza pública pero principalmente clientes.

“Desafortunadamente en Colombia castigamos a la mujer prostituta y premiamos a los hombres que pagan por sexo, son ellos quienes incentivan la prostitución por lo que también son  prostituyentes. Por ejemplo en Suecia a los Proxeneta se coló en el Concejo de Bogotá son criminalizados”, agrega el concejal Hosman.

Además, el consumo de sustancias psicoactivos es recurrente en esta población, bien sea porque les ayuda a soportar largas jornadas de trabajo, mitigar la ansiedad y llevar a cabo prácticas que ellas mismas consideran como desagradables.

Capacitación en derechos humanos: ¿condenadas a la prostitución?
Durante  el siguiente cuatrienio la Secretaría Distrital de Integración Social invertirá $2.400 millones de pesos, para capacitar cada año a 5.400 mujeres en situación de prostitución en jornadas de derechos humanos, desarrollo personal y salud. El artículo 47 numeral 5 infiere que las mujeres que ofertan servicios sociales deben: “Participar, por lo menos veinticuatro (24) horas al año, en jornadas de información y educación en salud, derechos humanos y desarrollo personal, las cuales serán certificadas por la Secretaría Distrital de Salud, el Departamento Administrativo de Bienestar Social o las entidades delegadas para tal fin”.  Pero lo que ellas nunca llegaron a imaginar, era que serían condenadas a este ejercicio de por vida, porque en la base de datos Distrital aparecen como Código Poblacional 12.

El cabildante Hosman agrega  que este artículo debe abolirse durante la reforma al Código Distrital de Policía, porque a la vez es una capacitación perversa de la cual sólo son beneficiados los dueños de los establecimientos dedicados a comercializar con sexo.

Presupuesto insuficiente

El presupuesto destinado para atender a las mujeres en situación de prostitución ha sido reducido considerablemente: Durante el 2014 fue de 6.650 millones de pesos, 2015 (3.500), 2016 (2.000) y para el 2017 aumentó a 3.100 millones. Ahora, la actual Administración Distrital, debe  avanzar en la construcción de una sociedad con igualdad de oportunidades para todas.

A pesar de que la Secretaría Distrital de la Mujer realiza búsquedas activas en los territorios impactados por la prostitución, y creará la “Política Publica Distrital para la protección integral y la generación de oportunidades para las mujeres en situación de prostitución”. Se requieren más recursos para lograr ofrecer una atención integral que les permita abandonar esta práctica.

¿Legalizar o penalizar?

Existen diferentes modelos adoptados por Gobiernos en relación a la prostitución. En algunos países se ha reglamentado la prostitución como trabajo, en otros se ha avanzada hacía políticas que buscan abolir la prostitución.

Suecia es un modelo abolicionista, el cual criminaliza a proxenetas y prostituyentes, en este país no existen burdeles ni lugares donde se comercializa con sexo, además, se han identificado tan solo 25 sitios web de prostitución. Sin embargo, Alemania es un modelo reglamentario, que despenalizó el proxenetismo y formalizó la prostitución como un trabajo.

En el país Alemán, el 63% de las prostitutas son extranjeras, existen 3.500 burdeles. Si comparamos este último indicador con la capital colombiana, sólo Bogotá concentra el 14%  de la totalidad de establecimientos que comercializan con sexo en Alemania

Además, en el país nórdico se presentó tan sólo un feminicidio en 16 años, a diferencia de Alemania, donde, en 13 años se presentaron 69 asesinatos, 28 intentos de homicidio, dos desapariciones por proxenetas; según el informe de la organización Iniciativa de la prostitución a la equidad de género.

Policías VS prostitutas

El abuso policial es una violencia constante a la que se enfrentan las mujeres en situación de prostitución. El 21% de las que se encuentran en esta condición en la capital, manifiestan haber sido víctimas de esta clase de violencia.

“Para evitar el trato violento hacia ellas, realizamos un teatro foro para sensibilizar a bachilleres y policías, sobre la forma como deben tratar a las mujeres en condición de prostitución. Buscamos generar un sentimiento de respeto y no revictimización hacia ellas”, afirmó el cabildante

El concejal Hosman, agrega que Colombia las ha olvidado, permitiendo el aumento de esta problemática.  Sólo en Sogamoso existe una Política Publica por la inclusión social de las mujeres en situación de prostitución, ahora Bogotá tiene el reto de crearla para evitar que más personas continúen siendo esclavos de la prostitución.