Sobrecostos en contrato de Integración Social y la Cruz Roja

La Secretaría Distrital de Integración Social y la Cruz Roja Colombiana suscribieron convenio de Asociación por más de 5 mil millones, donde se refleja sobrecostos en algunos componentes como en el servicio de comida caliente y entrega de ropa a habitantes de calle que son usuarios de losCentros de Acogida y Autocuidado del Distrito. (Ver: Denuncian irregularidad en atención a habitantes de calle en Bogotá )

Aunque la Sociedad Nacional de la Cruz Roja tiene por misión prevenir y aliviar el sufrimiento y la desprotección de las personas afectadas por contingencia, hoy parece que su objetivo misional se ha desviado hacia la especialidad en servicio de restaurante, pues en la actualidad existe el contrato 6727 de 2014 suscrito con Integración Social que tiene por objeto ofrecer el servicio de restaurante en los hogares de paso de la entidad distrital.

Sobrecostos en alimento de hogares de paso- Hosman Martínez

Sin embargo, el contrato que es de una suma considerable, fue suscrito de forma directa, sin evaluar la experiencia de otras organizaciones que podrían haber brindado un mejor servicio de alimentación y nutrición. Además, existe sobrecostos de hasta 2.000 mil pesos en las comidas contratadas.

El concejal Hosman Martínez quien había denunciado anteriormente insalubridad en estos hogares de paso, hoy evidencia una nueva anomalía en el servicio que se brinda a esta población, “Una Bogotá Humana que busca beneficiarse y lucrarse económicamente de los contratos dirigidos a la población habitante de calle. Acá no existe ninguna labor humanitaria porque con el dinero que queda en los bolsillos de algunos, podría beneficiarse a más niños y jóvenes en la ciudad”

Sobrecostos en alimentación

Desayuno según el contrato

El Distrito paga a la Cruz Roja por un desayuno en el Centro de Autocuidado 2.974 pesos, este debe estar compuesto por una bebida caliente, un pan y una fruta. Sin embargo, en el Centro de Acogida Noche un refrigerio madrugada cuesta 1.811 pesos porque no contiene fruta, entonces, un banano o una mandarina en este contrato cuesta 1.163 pesos.

A esto se suma que en el Centro de Acogida, el mismo desayuno pero con un alimento proteico de origen animal (huevo, queso, jamón) cuesta 2.836 pesos, esto sugiere que entre menos alimentos tiene un desayuno más caro es su valor.

Desayuno según la realidad

Y definitivamente la realidad es otra, el concejal Hosman Martínez visitó los hogares de paso el viernes 13 de marzo del presente año y uno de los usuarios se acercó al cabildante para entregarle el desayuno que recibió en el Centro de Autocuidado, el cual contenía un jugo, un paquete de galletas y cuatro fresas; carecía de la bebida caliente y la harina acordada en el anexo técnico. Alimento que no supera los 1.000 pesos en el mercado y que en el contrato cuesta 2.974 pesos.

Almuerzos descompuestos e incompletos

Al comparar los valores de las comidas que ofrecían los comedores comunitarios; hoy cerrados por la Bogotá Humana, con la alimentación del contrato de la Cruz Roja, se evidencian sobrecostos de hasta casi un 100%.

A diferencia de los comedores comunitarios en donde Integración Social pagaba por un almuerzo 2.100 pesos. Hoy el mismo almuerzo de los habitantes de calle cuesta 4.094 pesos. Alimento que en ocasiones es servido incompleto y en porciones pequeñas. “En prueba organoléptica realizada a la preparación de fríjol se observa presencia de burbujas, olor y sabor avinagrado, color pálido y textura heterogénea. Se realizó entrega de 240 almuerzos incompletos (sin fríjol)”, según evidencia Integración Social en su informe.

“Sabemos que no lo merecemos, pero somos seres humanos”

Sus manos tienen las marcas de la droga, los huesos sobresalen debido a la extrema delgadez, reconoce que es farmacodependiente y con humildad dice que no merecen nada, pero son seres humanos que merecen un trato digno, “no es justo que se roben la plata de una forma tan descarada, en representación de todos los habitantes de calle pedimos un trato digno. Si uno reclama porque el almuerzo no tiene carne o pollo lo suspenden durante un mes, entonces la única que uno tiene es quedarse callado”, afirmó Carlos Ortiz, usuario del Centro de Autocuidado.

Kit de aseo habitante de calle-Hosman MartínezA todo esto se suma, que el kit de aseo que reciben los habitantes de calle consta tan sólo de una toalla vieja y sucia, y un trozo mínimo de jabón rey. Agrega Carlos, “Es más limpio un toallón de cocina que lo que nos entregan para secar el cuerpo humano”.

Dentro del convenio también se aprueba la compra de 1.800 prendas de vestir, cada una por 30 mil pesos, esto equivale a 54 millones invertidos en elementos de vestuario que no satisfacen ni la cuarta parte de la población habitante de calle atendida en el proyecto. Quizás sería más útil que en lugar de realizar esta inversión, se hubiera promovido la recolección de ropa en buen estado por parte de la organización humanitaria la Cruz Roja.