creado para promover  responsabilidad, hábitos de higiene y los derechos de los habitantes de calle, es escenario de deterioro, suciedad, drogas y  delincuencia. Además, son conocidos entre los habitantes de calle como ´Centros de Autolavado´ por las condiciones de      insalubridad,  mal estado de los sanitarios y consumo de drogas dentro del centro que es administrado por la entidad.

Cuando inició este programa los usuarios recibían un kit de aseo (papel higiénico, crema y cepillo de dientes, toalla de baño, máquina de afeitar, jabón), hoy este servicio se ha transformado a 4 cuadros de papel higiénico y un jabón partido a la mitad. También deben compartir la máquina de afeitar, la toalla y hacer sus necesidades sin tener la posibilidad de descargar el sanitario. Así mismo, los habitantes después de bañarse recibían ropa limpia, hoy deben utilizar la misma indumentaria.

Hosman Martínez kit de aseo4 mil millones invierte el Distrito en los Centros de Autocuidado a través del Proyecto 743 de la Secretaría Distrital de Integración Social, “Generación de capacidades para el desarrollo de personas en prostitución o habitantes de calle”. El concejal Hosman Martínez, quien denunció esta irregularidad afirmó: “Es evidente que estos centros de paso se han convertido en la posibilidad de acceder a un plato de comida, pero no están cumpliendo una función social en pro de ayudar a estos ciudadanos que también merecen respeto porque padecen de una enfermedad crónica como lo es el consumo de sustancias psicoactivas” (También ver: A renovar el modelo para habitantes de calle)

La política de la suciedad

Un fenómeno que presenta en la actualidad Bogotá con la población habitante de calle, corresponde a que prefieren usar ropa sucia y en mal estado, “Si la Policía nos ve medio limpios nos lleva a la Unidad de Policía Judicial (UPJ) para cumplir la meta, en cambio sí estamos mal vestidos no nos reciben y devuelven para la calle”, afirmó habitante de calle.

“Es más limpio el Bronx porque no estamos obligados a hacer nuestras necesidades encima de otros, somos drogadictos que merecemos un trato y servicio respetuoso, no las sobras de lo que la Bogotá inhumana nos quiere dar”, afirmó un habitante de calle.

Combatir la mendicidad

El cabildante radicó un Proyecto de Acuerdo que busca combatir la práctica de la mendicidad como negocio lucrativo, gran parte de los habitantes de calle usan este medio para mantener su adicción, diariamente invierten entre 50 mil y 80 mil pesos en drogas alucinógenas.

¿Qué responde Integración Social?

Aunque las fotografías fueron tomadas el día viernes 24 de octubre de 2014, la Secretaría busco desvirtuar la denuncia presentada por el concejal Martínez, afirmado que el material fotográfico era antiguo y no tenía ninguna vigencia actual.

Con la realidad oculta del deplorable servicio que reciben los habitantes de calle en algunas instituciones de Integración Social, el cabildante espera que se tomen correctivos y cambios inmediatos que permitan mejorar la calidad de vida de esta población.

 

⚠ Denuncia aquí