La visita del cabildante tenía como objetivo constatar que la casa en donde se encuentra el Centro Crecer cumpliera con los lineamientos técnicos para atender la población con discapacidad, lugar del cual había realizado advertencias por tener cerca una subestación eléctrica que podría generar problemas de salud debido a las radiaciones electromagnéticas

Dos meses atrás el concejal visitó las instalaciones del Centro Crecer de Fontibón y también le fue violado su derecho.  “Prohíben mi ingreso porque la casa no cumple con los lineamientos técnicos para atender la población en condición de discapacidad; la ausencia de rampas es evidente y buscan coartar mi derecho para evitar que continué denunciando las irregularidades y anomalías en servicio por parte de la Secretaría Distrital de Integración Social” Afirmó el cabildante.

En respuesta a la denuncia del concejal, la Secretaria, Teresa Muños a través de un tweet manifestó: “Concejal hay un protocolo de ingreso con autorización previa, lo solicito?” . Pregunta que genera el siguiente interrogante en el cabildo ¿Un protocolo interno puede estar por encima de las facultades institucionales que otorga  el   Estatuto Orgánico de Bogotá a los concejales?

La coacción supone una lesión de ejecutar la libertad legal de derecho al control político. Con las anteriores manifestaciones la SDIS viola el Código Único Disciplinario, al no respetar la ley 734 de 2002, artículo 35 , numeral 17 el cual contempla que : “Ejercer cualquier clase de coacción sobre servidores públicos o sobre particulares que ejerzan funciones públicas, a fin de conseguir provecho personal o para terceros, o para que proceda en determinado sentido”.

⚠ Denuncia aquí